Sí, yo también fui un hombre perdido en busca del pedal perfecto. Horas, días y semanas tratando de encontrar un pedal que se adaptara a mis necesidades y a mis gustos personales.

Bueno, cuando descubrí ya los tipos de pedales que había, sus efectos, y cómo podía cambiar el sonido que producías, mi cabeza estalló.

No quiero que nadie más pierda el tiempo leyendo demasiada información sobre pedales.

Es el objetivo de esta guía es, que, en menos de 5 minutos de lectura, puedas ya ser un entendido de los pedales de guitarra. Al menos, de lo imprescindible.

 

Empecemos por el principio, ¿para qué sirve un pedal de guitarra?

 

Un pedal de guitarra (o pedal de efectos) es un dispositivo electrónico utilizado para alterar el sonido de una fuente, en este caso de nuestra guitarra. Así de simple.

El problema viene cuando descubres la cantidad de pedales que hay, y te abrumas con la función que cada uno de ellos desempeña.

Vamos a imaginarnos que estás comenzando a aprender a tocar la guitarra eléctrica. Todos hemos sido principiantes. ¿Es realmente necesario hacerte con un pedal?

 La respuesta es sí y no. Depende de la necesidad que tengas de querer generar sonidos digamos… algo alternativos. Lo más común es usarla para conciertos en directo y grabaciones. Si tienes tu grupito o tocas en casa, al principio, no es necesario.

Eso sí... ¡los pedales enganchan! Si te compras uno prepara el bolsillo que las ganas de comprarte nuevos vendrán a continuación.

 Sea cual sea tu futura decisión, te recomiendo que sigas leyendo ya que el mundo pedalero y su gran abanico es algo muy interesante y atractivo y que si quieres ser un buen músico, como mínimo, deberías conocer.

 

 

Vayamos al grano… ¿Qué tipos de pedales hay? ¿Qué efectos consiguen? ¿Cuáles son los imprescindibles?

 Vamos a desgranar los 5 pedales que considero más importantes y necesarios para guitarra. Los imprescindibles, los básicos. Los que todo guitarrista o futuro guitarrista debería conocer.

Y sí, lo que conseguimos con alguno es alucinante.

 1. Overdrive o distorsión

Los pedales overdrive simulan la saturación natural de un amplificador. Este es uno de los sonidos más buscados en el mundo de la música. Colorea el sonido y le da esa ligera distorsión que no podemos apreciar con un simple amplificador.

Por otro lado, los pedales de distorsión son el extremo del overdrive. Un overdrive con esteroides. Distorsión dura, potente y compacta.

Blues y rock, usan mucho el overdrive. Eso sí, si tu grupo es de punk o metal, con el overdrive no tienes suficiente. ¡Prepara un pedal de distorsión y vas a notar lo que es la música heavy! ¡Queremos pura ganancia!

Se me va un poco el santo al cielo y me motivo con el heavy… creo que se me nota. Bueno, sigamos con el resto de pedales, que todavía queda alguno muy muy interesante.

 Ah, por cierto. Ya se me olvidaba. ¿Pedales recomendados?

 No lo dudes, vete a un Valvulas Ibanez Ts 9 o a un Boss Sd.

 

2. Reverb

 

No conozco músico ni guitarrista que no haya jugado con el reverb de su ampli o de su micrófono. Pues con el pedal vamos un paso más allá, y lo controlamos con nuestro pie mientras tocamos.

Un pedal de Reverb aporta espacio y profundidad a nuestro sonido. Es un pedal imprescindible que debemos tener en nuestra pedalera. Es un recurso muy utilizado por los guitarristas y además, en cualquier género.

No hay que confundirlo con el delay, el reverb es un efecto natural producido por las ondas al chocar y rebotar en superficies cercanas. Si queremos producir un sonido grande y épico... No te vas a separar de tu pedal de reverb.

 ¿Los más recomendados?

 Déjame ofrecerte un Boss RV 6, o un EHX Holy Grail.

Y no te pases con el reverb, ¡que engancha, pero puede acabar dando dolores de cabeza!

 

 

3. Wah Wah

 

Tratando de imitar a la trompeta, el efecto Wah es uno de los clásicos de los guitarristas. Jimi Hendrix fue uno de los grandes maestros que más desarrolló el efecto del pedal. 

Principalmente el pedal juega con el rango de frecuencias. Simula el efecto de tener un potenciómetro que controla tonos (graves, medios y agudos) y moverlos a la vez.

Se consigue efecto de “wooooooow”. Y por supuesto, lo regulamos nosotros con nuestro pie.

A no ser que compremos uno automático, ¡que también existen! Se suele emplear para dar un sonido vocal a nuestros solos y para crear patrones rítmicos.

Si consigues manejarlo bien, el abanico de posibilidades sonoras que nos ofrece un pedal wah es impresionante. Es muy versátil, perfecto para todos estilos, aunque indispensable para el funk y el soul.

 Y perfectamente combinable con un pedal de distorsión, para ese toque rockero. ¡Im-pre-sio-nan-te!

 ¿Cuáles me recomiendas?

 Dunlop GCB 95 o el Vox V 845. Echa un vistazo a los que tenemos en la web y hazte con el que más se acople a ti. Es un pedal que jamás defrauda.

 4. Compresor

 

Este es otro de los pedales básicos de cualquier buen guitarrista. Puede parecer más “normalito”, estándar o poco necesario. Pero su uso es muy habitual y es perfecto si queremos sacar un sonido bien homogéneo.

La idea es ponerle límites a nuestro sonido. Comprimimos el sonido. Nuestras señales más altas las bajamos y las señales más débiles las aumentamos. La dinámica cambia, y conseguimos esta distribución equitativa.

Es un pedal muy combinable, y de hecho podemos conseguir sonidos más frontales y brillantes utilizándolo con otros pedales de nuestra pedalera. Es utilizado en todas las variedades de géneros musicales.

Y en este caso, ¿cuál es recomendable?

 Es siempre una responsabilidad recomendar pedales, pero si tuviera que escoger 2, me decantaría por un Keeley Compressor o un MXR Dyna Comp. Los tengo en mi colección, y no fallan.

  

5. Delay

 

No me he olvidado de este pedal, ¿de verdad pensabas que iba a hacerlo? El delay es uno de los reyes de los pedales. El efecto de delay es ampliamente conocido y muy utilizado por guitarristas y grupos de muchos géneros.

Para que nos entendamos, el Delay (retraso en Español) replica el sonido que acabamos de interpretar. Podemos regular el número de repeticiones, ajustar cuánto volumen queremos del efecto, y también la velocidad del efecto.

Al principio puede ser algo rompecabezas, hay que tener cierta precaución al tratarlo para no sonar muy “sucio”. Se puede utilizar para embellecer bastante el sonido, son efectos muy muy ambientales y utilizados también en los solos. Rellena muy bien los huecos.

Es también perfecto para combinar, te recomiendo con un pedal de distorsión u overdrive. Las opciones se convierten en infinitas.

 Venga, dame unas últimas recomendaciones para pedales de Delay 

Te ofrezco un Boss DD 3 o un MXR Carbon Copy, son pedales buenísimos.

 Otros pedales y efectos

 

Se haría eterno este artículo si te contara todos los pedales que existen en el mundo de la guitarra. Al ser para principiantes, me he centrado en los que considero imprescindibles.

 Si te ha convencido alguno de estos efectos y quieres añadirlos a tus composiciones o a tus ensayos, te invito a que eches un vistazo a la sección de pedales de guitarra y te regales un caprichito para disfrutar haciendo música, que al fin y al cabo, es a lo que hemos venido.